Inicio
Peripecias noctámbulas
=> 05
=> 06
=> 09
=> 10
=> 11
=> 12
=> 13
=> 14
=> 15
=> 16
=> 17
=> 18
=> 19
=> 20
=> 27
=> 28
=> 29
=> 30
El revólver
El escorpión
A la escuela
El comerciante
El pic nic
Salí de casa
Vacío 1
Páginas amigas
Vacío 2
Colaboradores
 

Peripecias noctámbulas

Peripecias noctámbulas
Un cuento de Patricia R.M.

Había tenido un día bastante agotador… entre idas y venidas, entre quehaceres, horarios y obligaciones, caí rendida a las ocho de la tarde y decidí tomarme una siesta.

Abrí los ojos y ya eran las diez de la noche, todos los mercados habían culminado su jornada y en la heladera solo tenía jengibre, yogurt seguramente vencido, manteca, un caldo para saborizar, salsa de soja y ocho botellas de agua medio vacías.
No me quedaba más opción que salir a comer fuera.
Tomé el móvil velozmente y decidí inmediatamente mandar un mensaje de texto a Abigail, que seguramente recién llegaba de la exhaustiva tarea cotidiana, de trabajar.
De inmediato recibo respuesta y en veinte minutos, ella pasó por mí.

Caminamos tres cuadras pasando también por Ingrid y Dorotea, y así emprendimos la búsqueda por algún lugar que nos llame la atención y así deleitar paladares y saciar la hambruna. Decidimos al instante donde iríamos, casi sin vueltas y allí emprendimos la partida a paso veloz.

Lamentablemente y sin la suerte de nuestro lado, el lugar estaba cerrado por reformas, así que, entre quejas y sinsabores, recorrimos calles buscando aromas, y sin expectativas, (o con muy pocas), decidimos entrar a un bar, que de hecho, era el que más tarde cerraba, ya que en aquel pequeño páramo, el pequeño abanico de opciones gastronómicas posibles, cerraba a las 12 de la noche.

Ya estábamos adentro, eso aseguraba que algo… íbamos a poder degustar.

Abigail pidió una ensalada mediterránea, Ingrid, pollo relleno con verduras salteadas y Dorotea y yo, unos ñoquis a la parisienne. Para beber, gaseosa y cerveza rubia y negra.
  
A juzgar por nuestras expectativas, la cena resultó mucho mejor de lo que esperábamos. Magnífica diría.


Opciones:

1) Apetito saciado y  realmente conformes, partimos taza, taza, cada una a su casa.

2) Decidimos hacer sobremesa y quedarnos un rato más.


 Volver al inicio para tomar otras decisiones.





Comentarios hacia esta página:
Comentado por Patricia, 19-01-2009, 23:53 (UTC):
Jajajaj, gracias Melani, pues te cuento, el cuento es real!!!!

Comentado por Melani, 12-12-2008, 15:59 (UTC):
Siguiendo las opciones 2, 1, 2, 1, 1, 2, 2 es el mejor cuento y el que mas me gusto.

Comentado por pichi263, 10-12-2008, 10:48 (UTC):
La verdad chicas, lo mejor es regresar a casa, andan violadores sueltos!

Comentado por Patricia, 06-12-2008, 02:22 (UTC):
Paloma!, te recuerdo que tu idioma no es el mismo que el mìo y yo sè que quiere decir!!! jajajja
un beso Palomita!!!!

Comentado por Cuentos, 05-12-2008, 19:41 (UTC):
Paloma: Tu decisión sería la 2. ¿Hiciste "click" en ese texto?

Comentado por Paloma, 03-12-2008, 12:53 (UTC):
pues que se vayan de 'joda' !con Patricia me apunto!



Añadir comentario acerca de esta página:
Tu nombre:
Tu página web:
Tu mensaje:


Ahora hay 2 visitantes y 3 usuarios registrados!
 
 
Este sitio web fue creado de forma gratuita con PaginaWebGratis.es. ¿Quieres también tu sitio web propio?
Registrarse gratis